¡SÁLVATE AHORA!-(cómo salir de una relación tormentosa)

Dedicado a todas las mujeres valientes y sensibles que han compartido conmigo su dolor.

Día tras día tras día en mi espacio terapéutico ubicado en Cerro Alegre, Valparaíso, recibo gran cantidad de “corazones rotos”, (mujeres en su gran mayoría) y sufriendo por el término de relaciones de pareja en las que están sufriendo mucho por diversas razones… así que, pensé sería bueno escribir en extenso sobre esto para poder dar algunas opciones a tantas personas, (hombres y mujeres) que se encuentren en una situación dolorosa por causa de una relación que quizás en el principio prometía o contenía grandes alegrías.

Antes de comenzar a escribir directamente sobre el tema al que les he invitado, quiero detenerme a hacer una reflexión muy breve, ya que, a propósito de que son las mujeres las que, desde mi punto de vista, están más conectadas con la sensibilidad, y buscan por tanto acompañamiento psicológico… me doy cuenta  de la dificultad que tengo yo mismo en muchas ocasiones y que en general tenemos los hombres para lograr esta conexión de manera profunda y sin culpas. Y claro, como hombre que soy, y más aún como ex infante de marina-soldado, estoy plenamente consciente de que hemos sido educados en una sociedad que espera de nosotros que ganemos batallas y que ojalá extirpemos todo vestigio de miedo y tristeza. Así la cosa, sentir tristeza o miedo es casi un pecado mortal para nosotros los hombres, y estas emociones las vivimos con culpa, nos cuesta hacernos cargo y más aún enseñársela a nuestros hijos…a nosotros nos toca ser rudos, saber de agresión y de insensibilidad, es difícil que lloremos en paz y que enseñemos a nuestros hijos a sentir humanamente.

Teniendo la mujer “licencia para sentir”, no es raro que sea ella quien está mas consciente de lo enferma que puede llegar a estar una relación con un hombre que bloquea lo que siente, no es responsable de sus emociones y más aun las vive con culpa intentando responsabilizar a otros.

Sin embargo esta “enfermedad”, “la insensibilidad” no es exclusiva de los hombres, la mayoría de las mujeres en terapia dice también frases como “no me gusta que me vean llorar” o “que débil soy, discúlpame por llorar”, entonces yo, con gran tristeza veo el daño que hemos causado como sociedad al maravilloso milagro humano de sentir.

Así que bueno…espero lo que viene ahora les sirva para poder salvarse del sufrimiento de una una relación “tormentosa”.

Existen numerosos tipos de relaciones tormentosas, y hablaremos ahora de aquella en que hay dependencia, en que uno de los dos necesita al otro para mantener su equilibrio emocional. Asimismo existen numerosos momentos en que una relación tormentosa nos “atormenta”, y hablaré ahora del término de ella, porque estoy escribiendo a esas personas que se dieron cuenta del daño que están sufriendo y de como esto afecta en sus vidas, decidiendo por tanto poner fin a la relación o cerrar esta etapa.

Es muy difícil salir de una relación tormentosa, porque ambas personas la han construido y establecido vínculos muy fuertes que los unen en la paradoja del amor y odio…Juntos vamos a ir al punto exacto en que acabas de declarar tu voluntad de dar término a la relación.

Si tu contraparte es dependiente emocionalmente, esto quiere decir que no ha madurado lo suficiente como para hacerse cargo de sus emociones y manejarlas en pro de su bienestar, comportándose como un niño que aun no sabe andar en patines y busca constante apoyo en las paredes o en otras personas para mantener su equilibrio.

Siguiendo la analogía del niño en patines, si intentas soltarlo seguramente se resistirá, te suplicará que “por favor no lo sueltes”, y si se cae seguramente llorará culpándote a ti por haberle soltado.

El niño de nuestro ejemplo, te estaría manipulando, es decir pretendería modificar el escenario que le presentas, te entregaría un discurso en que, insertando la culpa estratégicamente, provocaría que te sientas mal, triste y culpable por no afirmarlo, y entonces tú, si dependes de otros para mantener tus emociones en equilibrio, cederás y lo afirmarás solo para no sentirte culpable. Esto tendrá como consecuencia una situación en la que, por un lado tu estarás cansada y esclavizada de mantenerte afirmando a un niño con sus patines; y por otra parte se encontrará el niño sin posibilidad de aprender a patinar solo.

Toda esta situación es absurda, ya que por una parte, estarías afirmando al niño para no sentirte culpable de su caída y al mismo tiempo impidiendo que él desarrolle las habilidades que necesita…la relación entre el niño y tu sería “tormentosa” y salir de ella aparecería como imposible a menos que cada uno se haga cargo de lo que le toca.

Paradójicamente, la única forma de que ese niño aprenda a patinar es dejándolo solo en su intento de lograr equilibrio, acompañándolo quizás en su dolor cuando caiga, e incentivándolo a levantarse por si mismo y mantener su propio equilibrio, o señalándole algunas instrucciones. Esto último, claro está, siempre que tú sepas patinar, de lo contrario el resultado podría ser peor. Así que lo mejor sería que cada uno se haga responsable de lo suyo en esta situación , aún cuando se estén acompañando:

“el responsable de lograr el equilibrio eres tú y no yo, patina solo… así tu cuerpo se ajustará a la situación, mientras más te afirme menos aprenderás, si te caes puedo enseñarte como hacerlo para pararte, y luego de nuevo hazlo tú”

Cuando lo veas caer y llorar… sentirás cosas, tristeza, ganas de afirmarlo quizás, bueno: ese es tu desafío, equilibrar sola tus emociones así como el del niño equilibrarse en los patines. La situación presenta posibilidades de aprendizaje y de crecimiento para ambos.

Esta analogía seguramente ya te ha dado algunas luces de como afrontar el momento de dar término a una relación tormentosa, y claro, si tu contraparte es dependiente e inmadura, no sabrá como equilibrarse emocionalmente de manera autónoma e intentará agarrarse de ti, manipulándote también:

“si me dejas sufriré por tu culpa…mi vida no vale nada sin tí…bla…bla….bla” 

De la misma forma que en nuestro ejemplo anterior, esto es solo una estrategia para poder afirmarse de ti, que provocaría que te sientas mal, triste y culpable por no afirmarlo y entonces tu, si dependes de otros para mantener tus emociones en equilibrio, cederás y lo afirmarás solo para no sentirte culpable.

Pero, como tú has leído este posteo tienes más opciones para salvarte de esa esclavitud y también para ayudar de verdad en la maduración y auto-soporte de tu contraparte, diciendo:

“el responsable de lograr el equilibrio eres tú y no yo, así que vive la separación y solo así tu cuerpo se ajustará a la situación, mientras más te afirme menos aprenderás, yo no te podría enseñar porque también necesito estar sola para aprender, así que tu haz lo tuyo y yo haré lo mío”.

Tal como en el caso del niño en patines, cuando  veas  a tu ex pareja llorar… sentirás cosas, tristeza, ganas de regresar a sus brazos quizás, bueno: ese es tu desafío, equilibrar sola tus emociones así como el de tu contraparte equilibrarse solo también. La situación presenta posibilidades de aprendizaje y de crecimiento para ambos.

Si estás sufriendo por este tipo de situaciones es seguramente por tu propia inmadurez, es decir necesitas el soporte de esta persona para lograr tu equilibrio, así que no creas que será un camino fácil, obviamente necesitarás contarle a alguien de confianza tu deseo para que te acompañe, y ponerte a resguardo de tu ex pareja que seguramente seguirá “llorando y pataleando” por un buen tiempo, es muy posible que una persona que no sabe que hacer con sus emociones busque desesperadamente el apoyo perdido y si tú eres ese apoyo te buscará incesantemente, entonces el acompañamiento es fundamental para mantener tu decisión y recuperar tu bienestar.

Como experiencia el acompañamiento psicológico profesional es muy útil, sin embargo no es lo único que necesitarás ya que al salir de la sesión quedarás nuevamente expuesta a tu propia inmadurez y a la de tu ex…si es el caso, entonces aquí es donde cobran importancia familiares y amigos, redes y grupos de apoyo, no te quedes sola.

No darse cuenta a tiempo de la necesidad de poner término a una relación, cerrar etapas en la vida, puede traer consecuencias en tu bienestar y en de otras personas, así que si estas en una situación parecida, usa lo aprendido si te parece adecuado, busca apoyo profesional, acércate a personas de confianza para hablar del tema, nunca estas sola y nunca es demasiado tarde.

Sálvate ahora.

Hugo Huerta Fernández
Psicólogo-Gestaltista
Acompañamiento psicológico
En consulta privada, Online,
domicilios y al aire libre.
Cerro Alegre, Valparaíso
+56 9 6418 5626

Si necesitas acompañamiento psicológico haz click AQUÍ y antes de 24 horas me comunicaré contigo

Sígueme en Instagram @psicologo_hugohuerta

Showing 14 comments
  • María Elena Rivera
    Responder

    Es muy duro para mi, enfrentar está situación aveces siento que no puedo más, gracias por escribir el artículo y compartirlo, de algún modo es alentador saber que se puede. De nuevo gracias!

  • Danitza
    Responder

    Leo esto y se aclaran muchas cosas!!! Agradezco Hugo que te des el tiempo de escribir y ayudar a muchos en este proceso tan complicado y hasta confuso… Eres el mejor 😊

  • Constanza
    Responder

    Hugo! No voy a dejar de agradecerte por responder humildemente los mensajes de la gente
    Este articulo lo leeré 1 millón de veces..hasta darme cuenta del error que estoy cometiendo..al afirmarlo para que no se caiga en patines
    Un abrazo enorme y muchas gracias

    • Psicólogo Hugo Huerta Fernández
      Responder

      GRACIAS A TI! Constanza por comunicarte conmigo, leer y comentar. Un abrazo!!

  • Camila
    Responder

    Mucha gracias por compartir!!
    Aunque me estoy dando cuenta que yo soy la persona dependiente… 🙁
    Un abrazo y gracias por subir estos articulos!

  • Skarleth
    Responder

    Exelente ! Me senti muy identificada con el texto .

    • Psicólogo Hugo Huerta Fernández
      Responder

      Gracias por leer y comentar!!

  • Majose
    Responder

    Acertadisimo… Como siempre!

    • Psicólogo Hugo Huerta Fernández
      Responder

      Coteeeee abrazo!

  • ignacia
    Responder

    que fuerte… porque esa persona dependiente soy yo no él…

  • Marcela trincado
    Responder

    No saves lo bien q me hace leer esto…ahy muchas cosas en las cuales me.siento tan identificada..gracias ppr todo …

    • Psicólogo Hugo Huerta Fernández
      Responder

      Gracias a ti Marcela!!

  • Camila
    Responder

    Muchas gracias 😊

    • Psicólogo Hugo Huerta Fernández
      Responder

      HOLA Cami gracias a ti por leer y comentar!!

Leave a Comment