¿Por qué pienso tanto en morir?

Estoy sentado frente a mi computador, acabo de llegar después de pasear con Alaska, mi pastora suiza de 5 meses y medio. Desde hace un rato me doy cuenta de que estoy imaginando reiteradamente lo mismo, una y  otra vez: un vaso con agua mineral, fresca y refrigerada, con unos cubitos de hielo en su interior. Me doy cuenta también que me imagino bebiendo su contenido, refrescándome e hidratándome, realmente necesito movilizarme hacia un lugar donde pueda obtener ese vaso, por momentos me doy cuenta de  otras cosas que no están en mi imaginación, como las voces de personas que están cerca mío,  mis hijos y mi esposa en el segundo piso de mi casa, y el tic tac de nuestro reloj cucú. Mientras escribo y siento mis dedos golpeando el teclado de mi computador, me doy cuenta de que mi boca está seca y vuelvo a imaginar ese vaso con agua, me doy cuenta de que tengo sed, y que ese vaso que estoy imaginando significa claramente una cosa: “hidratación”, entonces me doy cuenta aquí y ahora que estoy imaginando ese vaso con agua porque aparece como la solución a mi necesidad de hidratarme…aquí y ahora estoy sediento. Así que, entendiéndome a “mi mismo” dejaré de escribir e iré por ese vaso que aparece una y otra vez en mi imaginación, y cada vez mas intensamente, junto a la sensación seca en mi boca, necesito hidratación.

Bebí mi vaso con agua, y ahora puedo continuar, me doy cuenta que el vaso con agua de mi imaginación se desvaneció, así como mi necesidad urgente de beberlo y la sensación de sequedad en mi boca, me siento hidratado y nuevas ideas fluyen en mi imaginación sin la “interrupción” del vaso.

Para cualquiera que leyera este relato, la relación entre lo que yo imaginaba y lo que necesitaba parecería fácil  de encontrar …pero hay momentos en que esto no es tan sencillo, y en esos momentos, no entendernos a “nosotros mismos” puede llevarnos a un camino sin regreso, un camino en que, en lugar de encontrar eso que necesitamos, podríamos imaginar una solución equivocada,  planificar el como y luego … movilizarnos hasta encontrar : nuestro final.

Por eso te voy a dedicar estas líneas a ti, que estás pensando en morir.

Pensar en morir es algo que en algún momento de la vida le sucede a muchas personas, como algo a lo cual temer o desear, la muerte es parte de las cosas que le suceden  a los seres humanos y, por tanto, parte de las ideas, recuerdos o proyecciones del futuro que hacemos con más o menos frecuencia.

¿Y por qué pensamos en morir?, no existe una sola respuesta, ya que la muerte tiene significados tan variados como personas, edades y momentos. Por ejemplo, en ocasiones la muerte es una realidad cercana, nos toca de cerca y ese es un momento que, para algunas personas, es de reflexión. De la misma forma, al avanzar en nuestro desarrollo, llegamos a una etapa en que, con mayor certeza, la muerte aparece como más cercana, ya que por razones biológicas asociadas a la edad, nos preparamos para el término de la vida. En estos casos, la muerte está en nuestros pensamientos como parte de nuestra experiencia concreta,  y podemos llegar a entender la razón de que esté ahí.

Sin embargo existen otros momentos en que pareciera que, sin mediar alguna de las razones señaladas antes o alguna otra parecida, la idea o el deseo de “morir” viene a ocupar nuestra consciencia. Si así te ocurre  es porque, seguramente tienes una necesidad que esperas o crees poder satisfacer mediante la muerte; tal como yo imaginaba y deseaba  un vaso con agua para satisfacer mi necesidad de hidratación. Y de la misma forma también, si no satisfaces esa necesidad,  seguirás imaginando morir. Si tú estás en esta situación, necesitarás (preliminarmente) responderte la siguiente pregunta:

¿Qué significa para ti “morir”?

Hace unos días, haciendo uso de las plataformas de redes sociales virtuales, subí a la historia de Instagram la misma pregunta que te acabo de plantear, y mira cuales fueron algunas de las respuestas de las personas:

  • Descansar
  • Reencuentro
  • La posibilidad de descansar y tener una nueva vida
  • Renunciar
  • Olvidar
  • Dejar de funcionar
  • Término de un período de aprendizaje
  • Término del dolor
  • Felicidad
  • Tranquilidad
  • Desaparecer
  • Fin de una etapa
  • Libertad
  • El momento en que se acaba todo lo malo
  • Miedo
  • Misterio
  • Certeza absoluta

Así, con esta pregunta puedes ver que, estas personas, al pensar en la muerte, la usan como sinónimo de algo más….y entonces realmente no están pensando en morir, sino en encontrar por ejemplo: “tranquilidad”, el “fin de algo”, su “libertad”, “terminar” con todo lo malo, “renunciar”, “asustarse” (hay un peligro presente), algo que aclarar (“misterio”) etc., hablamos, finalmente de lo que cada persona necesita.

¿Qué significa para ti “morir”? al responder esta pregunta encontrarás una necesidad por satisfacer…¡Hazlo!, ¿morir para ti es libertad? ¡busca tu libertad!, ¿es descanso? ¡descansa!…la libertad y el descanso son muy distintos de morir, pero si tú los ves como sinónimos, al hacerte cargo de buscar tu libertad y tu descanso …no necesitarás más imaginar morir.

Así, esta muerte que imaginamos, visita nuestras consciencias como mensajera de nuestras propias necesidades, de aquellas que no nos damos cuenta por causa de este divorcio que sufrimos de nosotros mismos. Y claro, buscar hidratación está permitido, imaginar agua también, pero; buscar  libertad,  felicidad,  desaparecer un rato,  descansar , o de dejar de funcionar como máquinas día a día… en la sociedad que hemos construido, nos parece tan difícil que llegamos a creer que solo si morimos, lo lograremos.

Si estás pensando en morir, querido lector o lectora, y si no te haces la pregunta que te permita entender el mensaje de tus propios pensamientos, estas en grave riesgo, porque podrías llegar a confundirte y elegir el camino equivocado, donde en lugar de libertad, encontrarás: tu fin.

Si estás en esta situación sería aconsejable que busques ayuda profesional, o que te acerques a personas de confianza que deseen escucharte y hablar de lo que te sucede, como para aclarar tus ideas.

Si conoces a alguien que se encuentra en esta situación, abre el  diálogo y hazle las preguntas correctas, acompaña y orienta a esa persona para que busque ayuda.

Al término del diálogo una última pregunta:  …¿estabas realmente pensando en morir?

 

Si necesitas acompañamiento psicológico para entenderte mejor a ti mismo@, contáctame.

Hugo Huerta Fernández
Psicólogo-Gestaltista
Psicoterapia
Cerro Alegre, Valparaíso
+56 9 6418 5626

Sígueme en Instagram @psicologo_hugohuerta

_____________

 

Leave a Comment