ERES TÚ Y SOY YO (LA MANIPULACIÓN AL DESNUDO)

La manipulación es, de acuerdo a lo que me ha tocado observar, uno de los fenómenos más dañinos y difíciles de abordar en el contexto de una relación de pareja. Ahora te acompañaré en el camino de saber cómo y por qué puedes ser víctima o victimario de esta forma de esclavitud emocional.

Las interacciones en las relaciones de pareja, buscan hacer más íntegros o “completos” y firmes los lazos que unen a dos personas en el deseo de estar juntos en aquello que llamamos una relación de  “Amor” (definido en la subjetividad de cada uno).

Siendo así, estoy convencido que lo más importante al momento de lanzarse en el complejo mundo de las relaciones de pareja es ser conscientes y respetuosos. La conciencia a la que me refiero es aquella que tenemos de nosotros mismos y del otro. Y con respeto quiero decir aceptar al otro con todo lo que es y quiere.

 

¿Cómo es eso?

Lo primero es saber quién eres.

Si te digo que eres tu cuerpo, tus emociones, tus pensamientos, tus sensaciones y todo lo que percibes (interpretas) del mundo, puede que me quedes mirando y me digas…”bueno sí”, pero el impacto que esta simple toma de conciencia puede tener en tu vida y en tus relaciones es realmente inconmensurable.

Esto sucede porque a este “darse cuenta”, lo acompañan una serie de “darse cuenta” posteriores y cuasi-eternos, como por ejemplo que:  nadie puede “hacerte enojar” ni llorar. Lo que realmente sucede es que: Tú lloras cuando percibes una determinada situación, cuyo significado se lo das tú, dentro de ti.

Para que alguien te haga llorar, por ejemplo,  tendría que meterse dentro de tu cuerpo y de alguna forma “subirle el volumen” a tu tristeza, haciendo brotar tus lágrimas. Esto no es posible…¿o tú crees que sí?

Entonces puedes hacer el ejercicio de decir “yo soy mi tristeza” y darle un poco más de sentido al hecho de que eres tus emociones y todo lo demás.

Lo increíble es que muchas veces, en nuestras  relaciones de pareja no somos conscientes de este hecho tan sencillo de entender, y nos confundimos de la siguiente forma:

Como pensamos que nuestra pareja “si” nos puede hacer llorar…le pedimos que no lo haga; exigiéndole una serie de comportamientos que mantienen “nuestra tristeza” a raya. Es decir le entregamos el control emocional a otra persona, inconscientes de que en realidad lo tenemos nosotros y nadie más (algunos pasan toda su vida persiguiendo a personas para que “los hagan felices”).

Así nos transformamos en manipuladores profesionales, pidiendo al otro, como prueba de amor una serie de conductas que nosotros necesitamos observar para sentirnos amados y para amar; pero que en nada respetan la libertad de esa otra persona para “ser” quien realmente es, o “hacer” lo que realmente quiere hacer.

Observa entonces estos dos ejemplos:

Ejemplo 1:

Manipulador: “Anoche no me respondiste el whatsapp y me hiciste sufrir

Este mensaje contiene implícitamente la no-responsabilidad por la experiencia propia y el hecho de que si la contraparte no quiere hacer sufrir a esa persona, debería haber contestado el whatsapp, no importando que haya querido responderlo o no, pasando por alto su libertad individual.

Como seguramente el receptor de este mensaje está atrapado y se siente responsable de las emociones de su pareja, sentirá culpa (con el correspondiente dolor físico), pedirá perdón y se esmerará en adelante, en responder siempre y en el mínimo tiempo posible los mensajes a su pareja para que ésta “no sufra”,  convirtiéndose finalmente en un esclavo de las respuestas a los mensajes por whatsapp.

No-Manipulador: “Anoche te envié un mensaje y no vi respuesta, yo siento tristeza cuando eso ocurre”.

Este mensaje contiene implícitamente la responsabilidad de  la experiencia propia y el respeto por la libertad del otro.

El receptor de este mensaje no podría sentirse atrapado ni culpable, o al menos tendría la oportunidad de distinguir que puede elegir entre adoptar una conducta que acompañe de mejor forma la experiencia de su pareja o por el contrario explicar que para él, contestar no es una obligación ni una medida de amor: No te contesté y te amo igual.

Ser conscientes y hacernos cargo de nosotros mismos es fundamental para no hacer del otro un esclavo, para amarlo en libertad.

Ejemplo 2.

“eres mi ángel”, “eres la mujer  que siempre soñé”, “sé que has venido a hacer mis sueños realidad”.

En este caso solamente me dedicaré a decir que: esta expresión es para mí, una total falta de respeto por la humanidad y experiencia de la mujer que fuera sujeto de estas palabras.

Esa descripción y palabras no están dirigidas a la mujer viva que se encuentra frente a un determinado hombre, esas palabras están dirigidas a la mujer que está en su imaginación. A ese hombre no le importa conocer a esa mujer, a ese hombre le importa solo tener a su lado a la mujer que él mismo diseñó dentro de sí, y podría ocultar el intento violento de someter a esa mujer  a adoptar el rol de una fantasía, de la que ella no es responsable.

Muchas personas, hombres y mujeres llegan en busca de acompañamiento en terapia de parejas, intentando que la persona a quien aman vuelva a ser quien era, y finalmente se dan cuenta de que nunca lo fue. Se dan cuenta que solamente se habían relacionado con una fantasía que su pareja se cansó de, o nunca quiso representar.

¿Cómo salir de este enredo? Siendo responsable de lo tuyo y respetando al otro. El otro es como es, no como tú quieres o sueñas que sea. Es un ser humano, no un ángel ni un príncipe, no lo insultes pidiéndole que sea quien no es, ni lo obligues a vestirse con el disfraz de perfección que guardas en tu interior. Si las cosas no resultan y no hay una posibilidad de encuentro, bueno: queda ser honestos en el desencuentro sin culpas. No se trata de decir el viejo cliché : “no eres tú, soy yo”, sino más bien de reconocerse y reconocer al otro diciendo: “eres tú y soy yo” en el encuentro y en el desencuentro.

Si te decides, tendrás la maravillosa experiencia de hacerte consciente y responsable de ti, y además de re-conocer a esa persona viva, única y verdadera, que ha elegido cada día, estar junto a ti.

Ama consciente, ama con respeto, ama de verdad.

 

Si sientes que estás siendo víctima o victimario(a) de manipulación en tu relación de pareja y necesitas acompañamiento psicológico, HAZ CLICK EN EL BOTÓN DE EMERGENCIA :

Hugo Huerta Fernández
Psicólogo-Orientación Gestáltica
Enfoque Holístico de Salud y Enfermedad (EHSE)
Viña del Mar
+56964185626

 

Si crees que este blog fue útil para tu bienestar, COMPARTE!

 

 

Leave a Comment