LA ESQUIZOFRENIA ESTÁ EN LOS LIBROS, NO EN LAS PERSONAS (Reflexiones sobre la psicoterapia en casos de esquizofrenia)

“Tengo miedo, hay una persona que viene en la noche a mi pieza y me dice que me va a matar… y cuando me levanto al baño en la noche una voz susurra en mi oído: ¡apúrate!”

“comencé a caminar detrás de mi mamá…luego estando sentado en una micro…otra micro me perseguía…hasta que todos caímos al vacío…podría quedar atrapado en el mar y nunca más salir…sin embargo los autos me hacen caso, yo les digo que no choquen y entonces no hay accidentes”

Si tomamos la definición de los libros y manuales…seguramente pensaremos que las personas que expresaran de esa forma sus vivencias, estarían sufriendo de alucinaciones y delirios…correspondientes a una enfermedad incurable…”esa persona sufre de “esquizofrenia” o algún tipo de “cuadro psicótico”-tendríamos que decir; quedando a un paso de enviar a esa persona a una vida mas parecida a un aislamiento social-emocional, que a un estado al que pudiéramos llamar “bienestar”.

Pero si supiéramos que la primera persona es un niño que, al llegar a su casa junto a su familia encontró que unos ladrones habían entrado a robar, y  al observar el desorden escuchó a sus padres decir “que bueno que no estábamos..porque nos podían haber matado”- ¿no les parecería que existe al menos una muy leve relación entre la “alucinación” y el terror percibido por el niño ante la posibilidad de morir si una noche los ladrones llegan y él está en la casa?-¿no parece la alucinación una forma que su emoción “miedo” emplea para advertir a ese niño de un peligro inminente del cual no sabe como escapar?

¿Y si en el segundo caso supiéramos que se trata de un joven que, de niño fue en extremo sobre-protegido y que de pronto sufrió el abandono emocional de sus padres (protectores) debido al nuevo contexto del nacimiento de sus hermanos menores?, ¿no parecen sus “delirios” una forma que adopta su emoción “miedo” para permitir a ese niño ya adolescente expresar que tiene terror de sufrir un accidente  y morir al salir a la calle ahora que no cuenta con la “sobreprotección” de sus padres?¿no parece su “delirio” de poder dar órdenes a los autos mas bien la confusión con su deseo real (no expresado de tal forma) de que no ocurran accidentes?

Para pensar…al menos que, más allá de “controlar”  con drogas las extrañas expresiones de las personas que sufren este tipo de experiencias, para no escuchar sus aparentemente “incomprensibles” delirios o alucinaciones, y para proteger su vida en la emergencia; podemos también y de forma alternativa o complementaria, optar por atender sus miedos…porque: negar el miedo no quiere decir que este deje de advertirnos aquello que debe, nuestra emoción “miedo” nos quiere proteger…de hecho, pienso que si no lo atendemos nos comenzará a gritar…¿que otra cosa esperamos de la emoción (el miedo) que representa una de nuestras principales herramientas de protección-supervivencia?

Creo que una persona aterrorizada y sin poder comprender su propio miedo…comenzará a desconfiar de su entorno…y claro, su miedo lo está protegiendo y entonces dudará de las buenas intenciones de los demás y de hecho pensará que los demás en realidad lo quieren matar (paranoia)…acaso no nos sucede eso a la mayoría de las personas cuando estamos aterrorizados? y ¿que necesitamos en esos momentos?-creo que necesitamos recuperar la confianza y no simplemente calmarnos con un “ansiolítico”, aun cuando este último cumpla su función ante la emergencia del terror.

Imaginemos por ejemplo que  una noche un niño llama a su padre desde su habitación para decirle que hay una araña en el rincón de su cama, donde ésta se junta con la pared…”¿hay una araña o tienes miedo de que haya una araña?”-le responde su padre. “Tengo miedo de que haya una araña”, replica el niño. “¡Muy bien!”-prosigue su papá- para eso está el miedo, para avisarte de los peligros posibles, sobre todo de noche que es cuando, mientras dormimos, estamos más expuestos; lo que te sucede es lo que debería suceder a una persona inteligente como tú, porque yo no siempre estaré para protegerte y tienes que ser capaz de hacerlo tú”. “Dime hijo: ¿que crees que tu miedo te está tratando de decir?-continua el padre; “que me vaya a dormir con mi mamá y que tu revises si hay una araña”- dice el niño. “¡que buen plan de tu miedo!, ¿lo hacemos así entonces?”propone el papá a su hijo.

De manera que así lo hacen y posterior a la revisión, el hijo accede a regresar a su cama, claro que pide a su padre que lo acompañe un momento para conciliar el sueño tranquilo, mientras aprende a entender sus emociones y a distinguir la realidad de aquello que su miedo le quiere decir.

Pero: ¿qué hubiese pasado al mismo niño si la respuesta inicial del padre ante su llamado hubiera sido: “¡no sea miedoso!, eres mi hijo y yo no le temo a nada, no hay que tener miedo, duérmete que aquí no hay arañas”?. Lo que suceda con el niño en esa noche y en el futuro, claro está, depende en gran parte de sus propios recursos psicológicos (la forma de su cerebro o su desarrollo neurológico para nuestros amigos más  científicos) para afrontar la realidad que se le presenta a cada momento, pero sin ninguna duda, el padre en el segundo ejemplo no hubiera contribuido ni a construir la confianza en “si-mismo” ni  descubrir el cómo distinguir “lo que es real” de  aquellas “advertencias” que a menudo le insinúa  “su miedo” a ese niño en su cuerpo. Y entonces en el futuro ¿no sería probable que ante determinadas circunstancias ese niño continúe confundiendo las advertencias de su miedo con la realidad?.

La ciencia médica ha avanzado en su intento de reducir las  soluciones a lo más “efectivo” y “rápido” …que permita, a las personas que sufren de algún problema médico, aliviar su dolor lo más pronto posible y de la forma más efectiva y segura. También la ciencia médica ha ayudado a  la sociedad en su esfuerzo por seguir con su rumbo sin alteraciones y sin duda ha ayudado  de ésta forma a muchas personas ante el martirio de hacerse cargo de un otro que presenta los síntomas de la psicosis o la esquizofrenia. Junto a todo lo anterior y al mirar la otra cara de la moneda ha contribuido también, en mi opinión personal, a dificultar a las personas el “hacerse responsables de si-mismos”, haciéndolos pensar muchas veces que, siempre que sufran, necesitaran de medicación. Yo solo quiero devolver la mirada a esa persona con un diagnóstico psiquiátrico-“condenatorio” y a quienes lo acompañan, invitándolos a darse cuenta de que, además de recurrir a un medicamento que calme el sufrimiento psicológico de su ser querido en forma rápida, también pueden facilitarle el “hacerse cargo de sí mismo”, si es que esa persona lo desea, mediante el trabajo psicoterapéutico.

Es interesante, de todas formas señalar que algunos investigadores  han cuestionado ya la real eficacia de los antipsicóticos, por ejemplo M. Harrow, T.H. Job y R.N. Faull (2014) en un estudio longitudinal que recabó información de 139 pacientes con tratamiento farmacológico seguidos durante 20 años, llegaron a la conclusión de que, después de unos pocos años, los antipsicóticos NO eliminan o reducen la frecuencia de la psicosis en la esquizofrenia…como para definitivamente detenernos a conversar del tema.

(Puedes leer el artículo que he citado en este link: HarrowJobePsychMedMarch2014)

Y  mientras la discusión avanza en el mundo de la ciencia, es muy natural que las familias, inmersas en nuestro modelo de sociedad,  deseen continuar con sus vidas sin “problemas”  y un “esquizofrénico” viene a desorganizar todo. Nuestras actuales soluciones ayudan a que esas familias retomen parcialmente su funcionalidad, en ocasiones (podría ser diferente) con el costo del “aislamiento” o integración “marginal”de esa persona que sufre, ya que abordamos la emergencia pero parecemos perder el ímpetu y el optimismo de “hacer más” ante un diagnóstico de  esquizofrenia por considerarla irreversible-incurable.

¿y cuál es el destino de un ser humano diagnosticado con “esquizofrenia”?- lamentablemente con un diagnóstico como ese, quien lo lleve seguramente  irá perdiendo poco a poco la posibilidad de ser escuchado. Esto es comprensible al darnos cuenta de que la mayoría de los tratamientos médicos que se han desarrollado hasta hoy para estos casos, parten de la hipótesis de la incapacidad crónica del paciente para poder recuperarse, entonces “no vale la pena intentarlo” con un proceso psicoterapéutico e incluso se cree podría resultar peligroso. En adelante lo que se leerá de él será lo que dice su ficha clínica. Lo mas sano parece ser perpetuar la medicación. Su alma irá quedando en el olvido.

 

Si tienes un pariente o tú mismo has sido diagnosticado con esquizofrenia, te invito a ampliar tu búsqueda de ayuda en el campo de la psicoterapia, existen alternativas y complementos al tratamiento llevado adelante solo con medicación.

A modo de ejemplo pueden revisar el trabajo realizado por Bertram Karon, un antiguo profesor de psicología de la Universidad Estatal de Michigan y ex-presidente de la Asociación Psicológica de Estados Unidos, cuya breve ponencia comparto con ustedes en uno de los videos insertos en este posteo. En su libro “Psicoterapia para la esquizofrenia, la alternativa a elegir”, llama a la esquizofrenia “Síndrome de Terror Crónico”(un nombre y  definición ampliamente más comprensivos y empáticos de la experiencia de las personas diagnosticadas con “cuadros psicóticos”). En el mismo libro, demuestra como, desde una aproximación psicoanalítica, ha podido usar los delirios y las alucinaciones como una fuente de enriquecedora información para comprender el sufrimiento de sus pacientes y acompañarlos en su camino a la recuperación total, la que por supuesto es posible cuando se presentan de manera conjunta, variables como: el deseo del paciente para tomar el control de su vida, la voluntad del terapeuta para llegar al final de un camino difícil, el apoyo de la familia etc. Se trata, según dice, de un trabajo lento y en ocasiones frustrante, difícil y por otro lado motivante y necesario, que requiere en resumen: dejar la esquizofrenia en el libro donde fue escrita y contactarse con la persona a quien tenemos al frente, con el honesto deseo de acompañarlo en aquello que él o ella desee que lo acompañen. Todo lo anterior aparece como sorprendente ya que estamos acostumbrados precisamente a “des-oír” y rechazar los llamados “síntomas positivos” de la esquizofrenia (para mi expresiones humanas poco frecuentes respecto de la experiencia con el terror).

Pueden revisar en el siguiente link la evidencia de buenos resultados de la psicoterapia con personas diagnosticadas de Esquizofrenia, en el trabajo de Bertram Karon:   An “Incurable” Schizophrenic- The Case of Mr. X

 

Creo, siento y pienso que todas las personas, independiente de lo que les suceda, necesitan ser comprendidas, acompañadas y escuchadas. La psicoterapia es una alternativa o complemento a elegir en casos de personas diagnosticadas de esquizofrenia, y no porque “sane” o “no sane” a ese “enfermo”, sino porque al dejar la palabra “esquizofrenia” en los libros, y volver la mirada al ser humano, será posible comenzar a escuchar e integrar aquella parte componente de una persona diagnosticada de esa forma, a saber: sus delirios y alucinaciones, (usualmente evitadas y rechazadas al creerse incomprensibles), considerándolas no como un “síntoma” sino una expresión ante la experiencia del terror, que al ser comprendida y al encontrar su sentido, pueden ayudar a esa persona a recuperar la confianza en el mundo que lo rodea, al darse cuenta que otro ser humano desea escuchar aquello que hasta ese momento nadie más quizo escuchar.

“Tengo miedo, hay una persona que viene en la noche a mi pieza y me dice que me va a matar… y cuando me levanto al baño en la noche una voz susurra en mi oído: ¡apúrate!”

“entiendo…tienes miedo de que por la noche una persona entre a tu casa y te mate…por eso cuando te levantas al baño en la noche…sientes que te tienes que apurar”

¿Tiempo de re-pensar?

 

 

Hugo Huerta Fernández
Psicólogo-Gestaltista
Cerro Alegre, Valparaíso
+56 9 6418 5626

¿Necesitas terapia?, Contáctame

Atención para:
Ansiedad-crisis de pánico-depresión-manejo de emociones-experiencias traumáticas.

También puedes contactarme para charlas-talleres en instituciones y empresas

 

 

 

Puedes Conocer al autor de este documental y su trabajo en el siguiente link:

 

Toma Estas Alas Rotas

Si crees que este blog fue útil para tu bienestar, COMPARTE!

 

 

Leave a Comment