HOY ES VIERNES Y MI CUERPO LO SABE (Y SABE MUCHO MÁS)

(Dedicado a Isa: una niña que no quiere abrazar)

Sí, tal como lo has leído en el título, tu cuerpo sabe y te informa de muchísimo más de lo que si quiera te das cuenta, ahora podrás tener una pista del por qué:

Desde hace algún tiempo atrás, está de moda esta maravillosa frase: “Hoy es viernes, y mi cuerpo lo sabe”. Escucharla fue algo inspirador para mi, porque como psicólogo y terapeuta escogí la teoría GESTALT como fundamento teórico y práctico de mi que-hacer profesional. Entonces, escuchar esta frase asimilada en el lenguaje de las personas de nuestro país me pareció simplemente: Genial.

Ahora “paso” a fundamentar:

Para quienes “profesamos” esta teoría como nuestra guía vivencial en el acompañamiento de otros, el cuerpo es el emplazamiento de la terapia por una razón muy sencilla y profunda:

Resulta que GESTALT es una palabra alemana difícil de traducir, con ella se intenta expresar la forma- configuración o conjunto de formas y configuraciones  con que una persona se organiza en las diversas situaciones de su vida. Una GESTALT se forma, por ejemplo cuando una orquesta logra configurar los sonidos y dar “forma” al flujo armónico de sensaciones, percepciones, significados que están ocurriendo justo mientras suena la música y esta es percibida tanto en quienes la interpretan como en quienes la escuchan y donde “el todo es más que la suma de sus partes”, por cuanto  los significados de lo que sucede son  difíciles de explicar con palabras ya que ocurre todo unido y entrelazado justo en ese instante efímero e infinito a la vez.

Para los terapeutas GESTALT, “no existe tal cosa como un individuo o un entorno separados entre sí, e inevitablemente y en todo momento una persona es parte de una determinada situación” (Wollants, 2012), de esta forma creemos que: la persona y el mundo están inevitablemente unidos en una relación de reciprocidad permanente y todo lo que nos “sucede” tiene que ver inequívocamente con esta relación persona-entorno.

Y bueno, ¿por qué me pareció tan genial la frase del “viernes”?

Sucede que es, justamente en el cuerpo vívido donde la persona y el entorno están unidos.

La frase entonces, es nada más y nada menos que una expresión viviente de la teoría GESTALT.

El cuerpo de cada uno de nosotros está en permanente contacto con el ambiente, tanto cuando lo asimila y está “a gusto” como cuando lo “rechaza”. No es posible que cuerpo y ambiente dejen de contactarse de alguna forma, porque están eternamente unidos, son parte el uno del otro. Más aún, nuestro cuerpo está “diseñado” para este contacto con múltiples sistemas receptores que nos mantienen informados de todo lo que sucede a nuestro alrededor y es capaz de ajustarse interiormente mucho más allá de lo que nos podemos dar cuenta o “tomar conciencia”. Así que siempre hay un “algo” que percibimos pero que no “alcanzamos a explicar con palabras”, y por lo general, dirigimos nuestra conducta con aquello que creemos es aceptable hacer y que pudiera no ser lo que haríamos si alcanzaramos a recibir la información proveniente de todo el contacto de nuestro cuerpo con el ambiente. Somos un poco “sordos” de nosotros mismos porque pocas veces nos detenemos a “escuchar” a nuestro cuerpo.

Algunas veces lo hacemos de manera inexperta, “tengo miedo y me duele el estómago”, “sentí esas mariposas en la guatita”…decimos casi como dándole poco valor a ese mensaje con que nuestro cuerpo nos avisa de aquello que necesitamos hacer en ese momento…y cuando suena una musica que nos alegra y nos ponemos a bailar…no alcanzamos a darnos cuenta de como nuesteo cuerpo escuchó y comunicó una respuesta en una GESTALT “perfecta”.

Lo cierto es que si fuéramos menos sordos de nosotros mismos, nuestras vidas serían muy diferentes y “la orquesta” sonaría con más armonía, llenaríamos el ambiente con nuestra música, cualquiera fuera nuestro estilo, nos reconoceríamos por ser quienes somos de verdad.

Estamos acostumbrados a creer que nuestros pensamientos están en la cabeza, al igual que nuestra identidad, sin embargo, en ocasiones recordamos algunas partes de nuestro cuerpo que nos “hablan” de nuestra relación con nuestro ambiente : “te amo con todo mi corazón”.

Y así el cuerpo tiene información a la cual no se puede acceder fácilmente a través de las palabras y  habla mucho más de lo que expresamos con nuestra voz (y de manera más precisa y honesta), la expresión de nuestros rostros y las posturas de nuestro cuerpo nos comunican claramente lo que estamos sintiendo y necesitando en una situación determinada; lamentablemente no nos damos cuenta de nosotros mismos ni de los demás de manera integra por esta sordera y ceguera corporal y por limitar nuestra conciencia a unos pocos sentidos y lugares.

Entonces ¿que ocurre cuando decimos “hoy es viernes y mi cuerpo lo sabe”?

En esa sencilla frase toda la teoría GESTALT cobra sentido, porque hablamos de un “darnos cuenta” de nuestro cuerpo, que nos esta diciendo algo que estamos escuchando, en relación al momento presente del día viernes, percibiendo, sintiendo y atribuyendo un significado como una actividad integral de la que simplemente nos hacemos conscientes…nuestro cuerpo está ahí para avisarnos, y nosotros lo hemos escuchado: “hoy es viernes y lo sé” “hoy es viernes y…”

Ya eres parte de la sinfonía.

Lo bueno es, queridos lectores y lectoras, que vuestros cuerpos saben eso y mucho más. Basta con ponerle atención y creer en él, porque está funcionando para informarnos de lo que ocurre y necesitamos hacer en cada segundo de nuestra existencia, de tal forma que puedes comenzar a escucharlo más, y a informarte más a través de él como en estos ejemplos:

“Tengo hambre (y mi cuerpo lo sabe)”

“Estoy cansado (y mi cuerpo lo sabe)”

“Estoy feliz (y mi cuerpo lo sabe)”

“Te quiero abrazar (y mi cuerpo lo sabe)”

“No quiero estar aquí (y mi cuerpo lo sabe)”

“Quiero escribir (y mi cuerpo lo sabe)”

“Estoy bailando”(parece que mi cuerpo sabe algo de lo que no me he dado cuenta)

“Es lunes, y mi cuerpo lo sabe” (¿qué sabe tu cuerpo del lunes?)

Puedes escuchar música con tu cuerpo, mirar un paisaje con tu cuerpo, pensar con tu cuerpo, leer con tu cuerpo, amar con tu cuerpo, odiar con tu cuerpo, estar triste o feliz con tu cuerpo, las posibilidades son infinitas si tan solo te das cuenta de él, porque tu cuerpo siempre está ahí para tí…porque tu cuerpo en realidad eres tú.

no solamente los viernes.

 

——————————————————————————————————–

Hugo Huerta Fernández
Psicólogo-Orientación Gestáltica
Enfoque Holístico de Salud y Enfermedad (EHSE)
Cerro Alegre-Valparaíso
+56964185626

Si crees que este blog fue útil para tu bienestar, COMPARTE!

Si necesitas terapia psicológica simplemente háblame por whatsapp y nos coordinamos. (FONASA/ISPRES/PARTICULARES)

 

 

Showing 13 comments
  • Paulina Jiménez
    Responder

    El todo es más que la suma de sus partes nos asume como un todo y eso es genial, todo cuenta, todo es importante, cada detalle tiene importancia y consecuencias, a demás no estamos solos y todo incluye en nuestro entorno de algún modo, lo que hace más valiosa nuestra existencia.

    • Psicólogo Hugo Huerta Fernández
      Responder

      Gracias por leer y comentar!

  • María José
    Responder

    Y que pasa cuando el cuerpo lo sabe , pero el corazón es más poderoso !?
    Mi cuerpo lo sabe , pero mi corazón permanece allí …

    • Psicólogo Hugo Huerta Fernández
      Responder

      Hola Ma José!!

      Sucede que, desde esta perspectiva…tu corazón es parte de tu cuerpo. Tu eres tu corazón así como eres tus manos o tus pies. Eres cada parte y el todo a la vez.

      El tema es progresar en nuestra capacidad de escucharnos-traducirnos-entendernos. Y eso es un trabajo que creo se logra mejor con la vivencia en terapia. Leerlo ayuda pero la experiencia de darte cuenta de ti necesita (para la mayoria de las personas)…que alguien te acompañe.

      Un abrazo!!!

      • María José
        Responder

        Tomé terapia un año … y sigo igual … creo firmemente en el poder del convencimiento , lastima que aún no lo logre alcanzar xD
        Gracias por responder !!

  • Beatriz
    Responder

    No es solamente la sordera, si no que también la ceguera y la porfía de no aceptar lo que nuestro cuerpo nos quiere decir. Además, como usted dice, “el entorno”, no siempre es el adecuado y no nos permite poner atención en nuestro cuerpo.

    • Psicólogo Hugo Huerta Fernández
      Responder

      Gracias por leer y encontrar un sentido Beatriz!!

  • Lilian
    Responder

    Querido colega,
    Muchas gracias por esta lectura tan sencilla y explicativa …. ” mi cuerpo sabía que debía hacer click en el enlace”. Felicitaciones!!! Un placer leerte.

    • Psicólogo Hugo Huerta Fernández
      Responder

      Gracias colega!!! Que alegría leerte.
      Me das muchísimo ánimo !!
      Un abrazo!

  • Carol
    Responder

    Todos los días se puede aprende algo nuevo,gracias por compartir,desde hoy aprendere a escuchar mi cuerpo,gracias totales.

    • Psicólogo Hugo Huerta Fernández
      Responder

      Hola Carolita!! Gracias gracias gracias 🙂 por leer y por decirme algo (porque acá al otro lado también hay una persona…no un robot) y que bueno que lo que escribí haya servido para que te des cuenta de tí.

  • Belén Vargas
    Responder

    ¡¡Me encantó!! Y mi cuerpo lo sabe…
    GESTALT la palabra para esa conexión con un todo, ahora la tendré en mi memoria.
    Amó aprender cosas nuevas, gracias por compartir.

    • Psicólogo Hugo Huerta Fernández
      Responder

      Belén!! Gracias a tí por acompañarme también y por leer, comentar y guardar en tu memoria.

Leave a Comment